La mujer que va a parir es equitativamente en la cultura azteca, como el guerrero que iba a la pelea y que podía morir en ella.

A pesar de los avances tecnológicos, se siguen muriendo pacientes por complicaciones del parto.No hay duda que existen problemas inherentes a uno y a la embarazada pero en esta batalla del nacimiento es cuando mas debemos de comprender, sentir y platicar con la parturienta , para alentarla a que reciba a ese nuevo ser en  un ambiente de tranquilidad.

Es importante explicarle los riesgos, despues de una buena exploracion física, hablar con los familiares y hacer participar al esposo, por desgracia solo en medio privado esto es posible, ya que, en las intituciones no se puede llevar a cabo.